Actualidad

TEST WARTEGG – KINGET 8 CAMPOS

THE DRAWING COMPLETION TEST.

El Test de Completamiento de Dibujo de Ehrig Wartegg.

Versión de Marian Kinget

En este Test Proyectivo Gráfico abordamos la temática a partir de los aportes realizados por MARIAN KINGET, quien sometió el sistema Wartegg original a una verificación experimental. La investigación de KINGET, permite ampliar el valor diagnóstico del test desde el nivel tipológico hasta el nivel de diagnóstico individual. Esta obra permite descubrir el valor de los correlatos psicológicos de cada una de las variables gráficas (características de contenido y ejecución). El trabajo investigativo con el test Wartegg-Kinget 8 campos, ha logrado un grado de desarrollo que garantiza que su utilización y las investigaciones ulteriores sobre él resulten una experiencia provechosa. Se trata de un estudio que no solo otorga bases experimentales para la interpretación de los elementos proyectivos gráficos, sino que supera los intentos previos en cuanto a lograr esa validación, ofreciendo, por primera vez, datos verdaderamente convincentes y una evidencia satisfactoria en cuanto a la interpretación de los elementos proyectivos contenidos en el dibujo. De esta forma no solo se investigan las disposiciones emotivas o imaginativas sino que permite evaluar (debido a las bases racionales y objetivas del método) las cualidades o grupo de caulidades que componen la estructura de la totalidad de un carácter. Una de las ventajas de este test consiste en ofrecer tres tipos de fuentes de datos y permitir así un triple enfoque en la interpretación de los resultados. 1. Relación-Estímulo dibujo, 2. El contenido de los dibujos, 3. La ejecución del dibujo

WARTEGG-KINGET 8 CAMPOS ofrece un extenso análisis de las variables de ejecución junto con los índices psicológicos correspondientes. Tiene en cuenta variables como: aspecto externo, tipo y cualidades de las líneas, presión, tratamiento, estructura, sombreado, movimiento, repetición, etc. Son un conjunto de 22 variables sujetas a puntajes, los cuales siguen normas y patrones precisos determinados. De esta forma, cuando existe un gran número de variables el puntaje total alcanza una objetividad sorprendente. Los puntajes alcanzados se trasladan al protocolo de interpretación que se organiza de acuerdo con las relaciones entre las variables del dibujo y las variables psicológicas aquí exploradas. El resultado es la conocida curva de Perfil de Personalidad. Esta curva, representa, en rigor, una primera organización de los datos, un cuadro tipológico que debe individualizarse mediante una serie de pasos. 1.-Análisis de puntajes totales que constituyen el perfil. 2.- Análisis de las variables que confluyen para alcanzar dicho perfil, 3.- Análisis de las diferentes combinaciones de datos (contenido, ejecución, etc.), 4.- Análisis de correlación con variables como: edad, sexo, nivel educacional, ocupación del evaluado, etc.

El test WARTEGG-KINGET 8 CAMPOS, se convierte así en un instrumento sencillo y económico en su aplicación, captura dimensiones de la personalidad, estimulante para asesores laborales, expertos en selección de personal y asesores vocacionales, interesados en herramientas de diagnóstico gráfico y con enfoque psicológico.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

TEST MACHOVER – DIBUJO DE LA FIGURA HUMANA.

AUTOR PRINCIPAL: KAREN MACHOVER.

APORTES DE INVESTIGACIONES: JUAN PORTUONDO , AUGUSTO VELS, MAURICIO XANDRO, EMANUEL HAMMER.

GENERALIDADES DE LA PRUEBA: El test del dibujo de la figura humana es una prueba de lápiz y papel donde la expresión gráfica (a través de los dibujos) permite manifestar por medio de la proyección experiencias, pensamientos, necesidades, deseos, fantasías, conflictos y recuerdos (Machover, 1974); por lo tanto esta es una prueba que descubre gran cantidad de información de los sujetos respecto a los problemas profundos de la personalidad, los cuales van desde la normalidad de un adecuado ajuste o integración del individuo sin dificultades en su realidad, hasta los más extremos límites, como afirmaba Vels, hasta la “perdida de sentido de la vida psíquica”. Estas formas de expresión gráfica, como lo cita Karen Machover ocurren en todas las culturas, edades e independientemente de la destreza motora, sin embargo es de gran importancia el tener en cuenta las formas simbólicas e interpretativas que tiene el cuerpo en las expresiones e intercambios sociales, dado que algunos aspectos corporales están relacionados con atributos psíquicos específicos, que responden al por qué de la asociación de las emociones, sensaciones y percepciones con el cuerpo del dibujo de la figura humana. La forma como el cuerpo llega a adquirir un significado simbólico en el sujeto no es solo individual , lleva implícito atributos sociales en los que cada persona se encuentra inmerso, es decir, el simbolismo que adquiere el cuerpo está dado por la interacción con el medio, estos aspectos son evidenciados por medio del dibujo, debido a que el algún momento del desarrollo del mismo se encuentra inmerso un proceso de proyección e introyección. Debido a los componentes y características de las pruebas proyectivas no tienen ninguna dificultad al ser aplicada en niños, adolescentes o adultos, solo es importante tener muy en cuenta el contexto donde se desarrollen este tipo de pruebas, dado que es a partir de este, que cada persona posee una construcción de lo que significa para ella, el cuerpo.

GENERALIDADES DE LA PRUEBA : A nivel general, podemos afirmar que los test proyectivos son un método para evaluar los rasgos de personalidad, los cuales difieren de las pruebas cuantitativas en su administración, aplicación y calificación, pero sobre todo en los aspectos estadísticos que soportan las propiedades psicométricas de las mismas. El objetivo al diseñar la herramienta MACTEST del test del dibujo de la figura humana fue realizar una transformación en la metodología de calificación pasando a una forma sistematizada para que el examinador pudiera de manera más rápida completa y facil, tener en cuenta todos los factores expresivos y formales durante su calificación y paralelamente en su interpretación. Al realizar este proceso con ayuda de la herramienta sistematizada, la esencia del test como prueba proyectiva no cambia, por el contrario pretende dar mayor sustento empírico respecto a la validez, lo cual permite que los resultados de ésta se presenten de tal forma que disminuya los niveles de subjetividad y sean integrados todos los factores expresivos y formales durante su calificación y paralelamente en su interpretación. Al realizar este proceso con ayuda de la herramienta sistematizada, la esencia del test como prueba proyectiva no cambia, por el contrario pretende dar mayor sustento empírico respecto a la validez, lo cual permite que los resultados de ésta se presenten de tal forma que disminuya los niveles de subjetividad y sean integrados todos los factores expresivos y formales que conforman el test, arrojando por medio de perfiles los rasgos de personalidad que presenta la persona evaluada. ( Artículo tomado del manual  TEST MACHOVER  cuyo autor es el Ps. Esp. Oscar David Sanchez Forero.)

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

TEST DE DIBUJOS A COMPLETAR

WARTEGG 16 CAMPOS

Versión Modificada de Carlos J. Biedma y Pedro G. D´Alfonso

El test proyectivo gráfico Wartegg 16 campos es una prueba presentada a la comunidad científica por Carlos J. Biedma y Pedro G. D´Alfonso, en su libro: El Lenguaje del Dibujo, obra publicada en Francés por Delachaux & Niestlé, Neuchatel (Suiza), en 1955. Los autores, quienes luego de experimentar con la aplicación del Test Wartegg 8 campos, durante más de 15 años, encontraron una nueva formulación de la prueba, así agregan ocho temas a los ya existentes. Biedma y D´Alfonso, parten de una concepción esencialmente dinámica del carácter, fundada esta sobre la comprobación de que las estructuras fundamentales de la personalidad tienden, normalmente, a una interdependencia, equilibrio y jerarquía funcionales. Así, cada persona trata de reestablecer constantemente este equilibrio según modalidades que le son propias y que se exteriorizan por gestos o signos particulares: voz, escritura, dibujo, actitud, etc.

En la prueba, el sujeto, frente a estímulos dispuestos de una manera sistemática, se ve obligado a reaccionar ante variadas dificultades y a poner en evidencia su manera personal de armonizar las múltiples pulsiones estructurales que tratan, alternativamente, de imponerse en el conjunto de su organización psíquica. Los temas de la prueba tienden a revelar el modo de que se vale el sujeto para hallar una salida a sus situaciones y una respuesta a sus problemas. El sujeto responderá con los medios más afines a su manera de pensar y actuar. Se estima que estos medios se exteriorizan en el uso frecuente y preferencial de ciertos signos fundamentales, de ciertas modalidades gráficas bien determinadas y de imágenes cuyo sentido profundo facilitan el conocimientos de las tensiones y de las situaciones psíquicas. Los temas propuestos constituyen una incitación, una interrogación escondida que obliga al sujeto a proporcionar una respuesta, una toma de posición personal.

En esta prueba, cada uno de los temas (16), no son elementos aislados ni arbitrarios, por el contrario, forman parte de un sistema de signos, constituido por arquetipos, que aparecen con la misma significación psicológica en todas las manifestaciones gráficas y plásticas, sin distinción de lugar y tiempo. El trabajo de los autores permite comprobar el alcance psicológico de los arquetipos a partir de los resultados obtenidos por la aplicación de la prueba de Rotter y el análisis grafológico.

La acción compensadora o el equilibrio que se manifiesta en las combinaciones de los diversos arquetipos que componen los dibujos pueden ser medidos y evaluados gracias a la proporción entre la frecuencia de un signo y la presencia mayor o menor de otros. Este resultado traduce la intensidad de una pulsión dominante. Según el valor de cada uno de los signos, su jerarquía o su intensidad, se llega a trazar un perfil de rendimiento.

Como parte del proceso de análisis e interpretación que debe realizar el profesional que utiliza esta prueba, se requiere: a) Realizar la disociación de los dibujos en sus elementos constitutivos (factores de integración), b) evaluar las modalidades expresiva del dibujo (factores de expresión), c) evaluar la expresión del comportamiento frente a cada situación presentada (factores de comportamiento), d) evaluar la situación o toma de posición del sujeto (factores de representación) y e) realizar la correlación entre las diversas respuestas (tablas de relación). Por lo anterior y ante tan complejo proceso se creo el software W16Test como herramienta de apoyo. El W16Test es el nombre del software que como herramienta informática permite organizar la información que el analista toma a partir de la entrenada observación, análisis e interpretación de los dibujos realizados en los 16 cuadros.

Con el W16Test, la organización de los datos y el ingreso de los mismos procuran reducir al mínimo los factores subjetivos. Así, las tablas de registro de datos y el procesamiento de los mismos de manera rápida constituyen una ventaja para un mejor control y comparación más precisa de los datos obtenidos. Igualmente, se convierte en una herramienta de ayuda eficaz con nuevas perspectivas en el campo de la investigación. En este test proyectivo se recurre a la medida cuantitativa con el objetivo de apreciar los grados de intensidad de los diversos atributos, su variabilidad y su acción compensadora recíproca, para así poder establecer las intensidades de todos los atributos en un perfil caracterológico.

TEORIA CLÁSICA DE LOS TEST. (TCT)

La teoría clásica de los tests (TCT) es la teoría de los tests más difundida en psicometría. El énfasis del modelo de la teoría clásica está puesto en lograr la exactitud de la medida, o en su defecto, la determinación precisa del error de medición. Por eso se le denomina con frecuencia también «teoría del error de medición». Esta teoría pretende explicar la manera en que a partir de un valor de test medido de una persona se puede concluir el «valor verdadero» de la manifestación dela característica o rasgo de personalidad que se quiere medir.

Fiabilidad

El concepto central de la teoría clásica es la fiabilidad, es decir la confiabilidad o exactitud (en términos de carencia de errores de medición) con la que un test determina el valor verdadero. La fiabilidad se define teóricamente como la relación de la varianza de los valores verdaderos con la varianza de los valores medidos por el test. Sin embargo, la fiabilidad solo puede estimarse, debido a que los valores verdaderos no se conocen. Un procedimiento que sirve para esto es la construcción de tests paralelos, que son tests de los que se supone que miden los mismos valores verdaderos. Entonces, la fiabilidad puede estimarse a través de la correlación de dos tests paralelos X1 y X2.

Modelos psicométricos alternativos.

Desde los años 60 comenzaron a desarrollarse modelos alternativos o complementarios a la TCT para la evaluación de los datos psicométricos, como la Teoría de la Generalizabilidad propuesta por Cronbach, y, sobre todo, la teoría de respuesta al ítem (TRI), basada en los modelos del rasgo latente o Latent-Trait (por ejemplo, el Modelo de Rasch). La TRI pretende dar respuesta a los problemas que se han señalado como inevitables en el modelo de la teoría clásica, principalmente el hecho de que la medición de las variables dependa del instrumento utilizado, y el hecho de que las propiedades de los instrumentos de medida dependan del tipo de sujetos que se haya utilizado para establecerlas. Los modelos basados en la TRI posibilitan dar una solución a ambos problemas, además de aportar importantes avances tecnológicos para el proceso de elaboración y análisis de tests.

Bibliografía.

  • Lienert, Gustav A.; Raatz, Ulrich (1998) (en alemán). Testaufbau und Testanalyse (6ª edición). Weinheim: BeltzPVU. ISBN 3621274243.
  • Moosbrugger, H.; Kelava, A. (2007) (en alemán). Testtheorie und Fragebogenkonstruktion. Heidelberg: Springer. ISBN 3540716343.
  • Lord, F. M.; Novick, M. R. (1968) (en inglés). Statistical theories of mental test scores. Reading, MA: Addison-Welsley. ISBN 9780201043105.
  • Muñiz, José (1998). Teoría Clásica de los Tests. Madrid: Pirámide. ISBN 843681262X.

TEORIA DE RESPUESTA AL ITEM. (TRI)

La teoría de respuesta al ítem (TRI ó IRT por sus siglas más conocidas, en inglés), teoría del rasgo latente (TRL) o teoría de respuesta al reactivo (TRR), es un desarrollo reciente de la psicometría, y como tal se refiere también a un modelo matemático propuesto para medir el funcionamiento mental humano.

Antecedentes

El origen de la Teoría de respuesta al item se asocia con el trabajo del matemático danés Georg Rasch (1960), y con libro publicado en 1968 por los norteamericanos Lord y Novick, aunque parece cada vez más claro que ideas muy semejantes ya habían sido expuestas antes, incluso en los fundadores del campo (Louis Leon Thurstone, 1912 y Alfred Binet, 1905). Expositores recientes recalcan que esta teoría busca ser Aristotélica (en el sentido de poner más atención a los datos y la manera como los seres humanos responden a instrumentos de medición) que Platónica (es decir, basada en una idealización de condiciones cuyos presupuestos casi nunca se verifican) como sería el caso de la Teoría Clásica de la Medida, versión psicométrica más enseñada, aunque poco aprendida, en la educación universitaria actual.

El problema básico de la Teoría Clásica (TC) es que no es posible separar lo que se mide de quién se mide. Esto ha sido analogado a medir el peso, por ejemplo, con una báscula de contrapesos como la existente en comercios antiguos o rurales, y medirlo con un aparato electrónico, concluyendo que se trata de entidades (peso) distintas porque se usaron instrumentos y escalas diferentes. Absurdo como suena, en la actualidad se cuenta con varios instrumentos para medir depresión, por ejemplificar, que dan medidas diferentes inherentemente incomparables, dado que no se puede decidir de manera objetiva cuál mide efectivamente ese rasgo, pues fueron construidas bajo la teoría clásica y están sujetas a sus paradojas.

En breve, para poder medir bajo la TC se asume que puntaje real del rasgo psicológico a medir (T) está relacionado con el puntaje observado (O) de manera directa, si bien sujeto a algún error, como se expresa en T = O + e. (En esa expresión puede verse ya el platonismo señalado líneas arriba). Así que para saber de qué tamaño es ese error y estimar entonces el puntaje real debe cubirse un conjunto de requisitos conocidos como tau-equivalencia, el más importante de los cuales en este contexto es que deben tenerse varias observaciones del rasgo en condiciones (idealmente) iguales. La varianza de estas será distriibuida normalmente y su media puede ser estimada puntualmente, con lo que se tiene el valor de e al cual se adicionará O para estimar T. Esta es la razón de que los instrumentos psicológicos tengan más de un reactivo o item.

Las paradojas de esta aproximación son las siguientes:

  1. Los puntajes observados son únicamente de nivel ordinal, no importa qué tan diminutos sean los intervalos de respuesta, y por tanto no está justificado el uso de la mayoría de los procedimientos estadísticos multivariados.
  2. Los puntajes están en una escala, mientras las personas sujetas a evaluación están en otra (n-tiles o derivados). En este sentido nunca se está midiendo el rasgo personal, sino el ordenamiento de los sujetos de la muestra en él.
  3. Mientras más reactivos se tenga, mejor estimación de precisión (confiabilidad) se obtendrá, como si los sujetos no variaran.

Estas y otras dificultades fueron secreto a voces para los profesionales de la medición, especialmente del logro académico. Se desarrollaron, todavía bajo la TC algunas soluciones, entre otras la equiparación (equating) y la… Ninguna de ellas daba resultados Óptimos, lo que permitía la acusación de inequidad de la medición, por ejemplo de exámenes de ingreso a la universidad o al trabajo con sesgos importantes hacia algún grupo social. La teoría de facetas fue un intento más en esta dirección, la cual aplicaba la lógica del análisis de varianza para descomponer la relación entre T, O y e, y por tanto, manteniendo en lo fundamental los presupuestos.

Los modelos TRI.

La TRI ha reemplazado a la Teoría Clásica de medida como marco para el desarrollo de tests, construcción de escalas… Tanto en la teoría clásica de los tests como en la teoría de la generalizabilidad, las puntuaciones de un test son más dependientes de la muestra que de la propia función analizada. La TRI trata de subsanar dos problemas. El primero hace referencia al error en la medida y asume que las puntuaciones de los sujetos en un test estarán afectadas por un error aleatorio, atribuible a diversas causas: dependientes del sujeto, del ambiente, del instrumento y del propio proceso de evaluación. El segundo se refiere a la invarianza de las mediciones y las propiedades de los instrumentos. Los principales objetivos de la TRI son:

  • Puntuaciones independientes de la norma: búsqueda de medidas que sean independientes de las puntuaciones estándar derivadas del grupo.
  • La elaboración de nuevas pruebas que analicen la invarianza de la conducta en sí misma, de modo que un test represente con precisión un dominio gradual de conocimiento relativo a una única medida.
  • La relación de los dos conceptos anteriores permite un tipo de medida en la que los parámetros de ítem y de persona son ambos invariantes, de tal modo que ni la elección de una muestra de sujetos, ni la elección de los ítems afecte a los parámetros de dificultad del ítem ni a los de la habilidad.
  • La agilidad en la combinatoria de ítems de test, que pertenezcan a un mismo dominio de conducta, dando paso a la aplicación de tests adaptados al sujeto, en función de la capacidad de las habilidades de cada individuo.

En cuanto al cálculo estadístico, la TRI utiliza un modelo matemático logístico para describir la relación entre el nivel de habilidad del examinado y la probabilidad que éste dé una respuesta correcta a un ítem del test. Algunas aplicaciones de la TRI han consistido en la creación de bancos de ítems y los diseños de tests a la medida del sujeto o test adaptativos computadorizados (TAC). Los test de medida consisten en la selección de informatizada de los ítems que puedan medir mejor la habilidad de un individuo.

 

4 Respuestas a “Actualidad

  1. por favor me informan el costo del de 16 campos, donde se va a realizar en Bogotá?
    En que horarios? gracias

  2. Myriam.
    El próximo Seminario de Wartegg 16 campos se realizará en Bogotá los días 6 y 7 de Septiembre. Su costo es de $850.000

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s